Tabulé de quinoa

El tabulé o taboule es un plato frío árabe de origen sirio y libanés que resulta muy refrescante en días calurosos. La receta original está hecha con trigo bulgur, un alimento elaborado a partir del trigo.

En nuestras fronteras, se suele realizar con cous-cous, ya que es más fácil encontrarlo en el mercado. En este caso he preferido realizar una versión de la receta con quinoa, por sus excelentes propiedades nutricionales y porque no contiene gluten, así pueden disfrutar del plato todos mis pacientes.

La receta tradicional de tabulé tiene como ingrediente principal el perejil, por ello, predomina el color verde sobre el resto de ingredientes: tomate, cebolla, hierbabuena y un poco de bulgur. Se adereza con zumo de limón y aceite de oliva. En otras versiones de la receta, toma más presencia la sémola o se le añaden otros alimentos como pepino, pimiento o pasas.

tabule de quinoa

A continuación os traigo mi receta particular, una sana y sabrosa manera de consumir vegetales crudos y carbohidratos de absorción lenta, que destaca por su contenido en vitamina C.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 1 taza de quinoa (170 g)
  • ½ kg de tomates
  • ½ kg de pepino
  • 50 g de cebolleta
  • 1 limón exprimido
  • Menta o hierbabuena fresca (al gusto)
  • Perejil fresco (al gusto)
  • 2 cucharadas soperas de AOVE (aceite de oliva virgen extra)

Procedimiento:

  • Cocer la quinoa a fuego lento durante 15 minutos. Para ello, se utilizan dos partes de agua por una de grano. Podéis consultar más información sobre su preparación aquí.
  • Mientras, lavamos y secamos cuidadosamente el perejil y la hierbabuena. Picamos bien sus hojas en trozos muy pequeños.
  • Pelamos y troceamos el tomate, la cebolla y el pepino en cuadraditos.
  • Mezclamos todo en un bol junto con el AOVE y el zumo de limón, añadimos la quinoa cocida y removemos bien. Es importante que hayamos enfriado primero la quinoa bajo el grifo o en la nevera.

Esta fácil receta está lista en unos 20 minutos y es perfecta para comer fuera de casa. Al ser tan refrescante es ideal para llevar a la playa o la piscina. En ese caso, os recomiendo que os llevéis el limón y el AOVE aparte y los añadáis justo en el momento de comerlo.

Andrea Sorinas

Dietista-Nutricionista

Bilbao 

 

Anuncios

Galletas de chocolate veganas, sin gluten y sin azúcar

galletas chocolate veganas

Galletas de chocolate veganas, sin gluten y sin azúcar

Una de las bases de una dieta saludable es evitar los productos procesados. Ésto suele complicarse cuando nos apetece dulce, por eso os traigo una nueva receta de repostería casera, en este caso unas galletas para amantes del chocolate, sanas y muy rápidas de realizar. Además, son aptas para veganos y no contienen gluten.

Ingredientes: (para unas 20 galletas)

– 200 g de avellanas

– 100 g de pasas

– 50 g de chocolate negro (>70%)

– Un chorrito de leche o bebida vegetal

– 2 cucharadas soperas de cacao puro en polvo (desgrasado y sin azúcares añadidos)

– 1 cucharada sopera de semillas de lino

– 1 cucharada sopera de semillas de chía

– 1/2 cucharilla de postre de bicarbonato

– 1 cucharadilla de postre de canela

– 1/2 cucharilla de postre de sal

Procedimiento:

En otras recetas os he enseñado como aportar sabor dulce a nuestras recetas con la pasta de dátiles. Esta vez vamos a hacer algo parecido con pasas, para ello, debemos dejarlas a remojo con agua durante 30 minutos.

También dejamos reposar las semillas de lino y chía con 4 cucharadas de agua durante 15 minutos, para que adquiera consistencia gelatinosa.

He realizado toda la receta con un procesador de alimentos, lo cual permite tener la masa lista en pocos minutos.

Primero debemos picar el chocolate y reservarlo para incorporarlo al final.

Picamos las avellanas con un chorrito de leche e incorporamos el cacao en polvo, el bicarbonato, la canela y la sal.

Escurrimos las pasas y las trituramos junto con la gelatina formada con las semillas. Esta pasta la añadimos a la mezcla anterior y removemos bien.

Por último, añadimos el chocolate picado y volvemos a remover.

Parece increíble pero ya tenemos nuestra masa preparada para introducirla en el horno precalentado a 180ºC durante 10 minutos. He utilizado la función horno de leña, poniendo la bandeja en la posición más alta. El tiempo es orientativo, debéis adaptarlo a vuestro horno y estad atentos de que no se quemen.

Dejar enfriar sobre una rejilla para que adquieran textura crujiente y ¡a disfrutar!.

Andrea Sorinas

Dietista-Nutricionista

Bilbao