Dieta macrobiótica:

La alimentación macrobiótica define una manera de comer basada en el principio de equilibrio del Yin y el Yang y consiste en una adaptación de las tradiciones culinarias de Extremo Oriente.
Fue traída a Europa desde Japón a partir de los años treinta por el filósofo japonés George Ohsawa.Principios básicos:
• Comer tan sólo cuando se tiene hambre y sólo la cantidad necesaria.
• Tomar alimentos provenientes del medio en el que se vive y de temporada.
• Evitar tomar demasiadas cosas extremadamente Yin con el fin de favorecer la fortificación del sistema nervioso autónomo (que se considera que constituye la base de un sistema inmunitario eficaz).
• Tomar alimentos lo menos manipulados posible (integrales, sin abonos ni productos químicos, etc., aunque gracias a las manipulaciones culinarias los efectos de estas sustancias puedan ser parcialmente equilibrados), sobre todo si se trata de productos animales.
• Masticar concienzudamente cada bocado y discernir en cada caso por qué se come (¿para crecer? ¿Por placer? ¿Para curarse? ¿Para evolucionar espiritualmente?…)

Alimentos:yin yang food
– Cereales integrales: Según esta dieta, son la base de una “alimentación justa”.
– Vegetales y productos animales: La macrobiótica no es ningún régimen vegetariano. Cada persona debe decidir si tomar alimentos de procedencia animal o no, y en qué cantidad; sabiendo equilibrar su consumo. Con respecto a las verduras, pasa lo mismo: se tiene que saber si se introducen en un régimen vegetariano, si acompañan productos animales, etc.
Con respecto a las verduras, pasa lo mismo: se tiene que saber si se introducen en un régimen vegetariano, si acompañan productos animales, etc. Desde un punto de vista Yin-Yang, cuando se come más bien vegetariano, se aconseja tomar en primer lugar aquellas verduras que crecen bajo tierra -raíces-, ya que serían las que complementan mejor a los cereales; a continuación viene todo el resto. Además se deben tener en cuenta las proporciones de la comida ya que en este tipo de alimentación esta es la clave.
– Alimentos específicos: algas, derivados de la soja, té verde etc. Son alimentos de origen japonés. Se les llama “específicos” por sus cualidades a menudo medicinales.

La alimentación o dieta macrobiótica se basa en los principios del Ying y el Yang, en lugar de hacerlo en las bases científicas de la nutrición humana.
Esta dieta tiene diferentes grados, hasta el punto de poder llegar a ser peligrosa (al igual que todas las dietas “milagro” o “con nombre”) si se sigue su versión más restrictiva. Esto supone basar la dieta únicamente en el consumo de cereales integrales, lo cual conlleva déficits nutricionales con la consecuente aparición de enfermedades e incluso puede causar la muerte. Además, la dieta macrobiótica moderna incluye un abuso del consumo de algas, lo cual no es bueno para nuestra glándula tiroides.
En definitiva, huye de las dietas impersonales, de todas las que tengan “nombre” y sobre todo que, al igual que esta, no se basen en principios científicos.

Anuncios

Cola de caballo: ¿beneficios o inconvenientes?

cola caballo

La cola de caballo es una planta que, en forma de infusión o comprimidos, se utiliza para la “retención de líquidos” (edema), los cálculos en el riñon y en la vejiga, para las infecciones del tracto urinario, la incapacidad para controlar la orina (incontinencia) y para trastornos generales de los riñones y de la vejiga.

También se utiliza para la calvicie, la tuberculosis, la ictericia, la hepatitis, las uñas quebradizas, las enfermedades de las articulaciones, la gota, la artrosis, la debilidad de los huesos (osteoporosis), la congelación, la pérdida de peso, para los períodos menstruales o prolongados y el sangrado sin control (hemorragia) de la nariz, pulmones, o del estómago.

Que se utilice para estas afecciones no implica que tenga que ser efectiva, ni inofensiva.

Las plantas relacionadas con la cola de caballo contienen sustancias químicas que funcionan como “píldoras de agua” (diuréticos) y aumentan la producción de orina. Pero no está claro si la cola de caballo también tiene este efecto.

cola caballo

No se ha encontrado ningún ensayo clínico controlado que evalúe la eficacia como diurético de la cola de caballo.

Según la Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales), hay insuficiente evidencia de la eficacia de este producto.

Además, la cola de caballo posiblemente no es segura si se toma por vía oral a largo plazo.

Posibles contraindicaciones: embarazo y lactancia, diabetes, niveles bajos de potasio o tiamina.

En cuanto a las interacciones con medicamentos y otras plantas, hay que prestar atención en el caso de estar tomando litio, ya que podría aumentar su cantidad en el organismo; también hay que evitar tomarla junto con areca y hierbas que contengan cromo o suplementos de cromo y de tiamina.

Fuente:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus

El panga: ¿bueno o malo?

panga uso libre

Desde hace unos años, existen dudas y mucha polémica en cuanto al consumo de este pescado. Pero ¿qué hay de realidad en toda la información que hemos podido recibir?Centrándonos principalmente en la seguridad de su consumo, vamos a intentar aclarar algunas dudas.

  • Empezaremos por aclarar qué es el panga:

El panga (cuyo nombre científico es Pangasius hypophthalmus) es un pescado blanco de agua dulce de gran tamaño.

Es un pez asiático, originario de los ríos Mekong y Chao Phraya. Actualmente, se cria en cautividad, siendo Vietnam es el productor del 90% de la totalidad del panga que se consume en todo el mundo.

  • ¿Cómo surgió la polémica a cerca de su consumo?

En España, empezó a crecer su consumo de manera muy notable en 2004, el miedo se desató en 2006, desencadenado en mayor parte por un documental francés que mostraba las condiciones de su procedencia, y se hizo más alarmante en torno al año 2008.

La contaminación de las aguas donde se produce con productos agroquímicos determinó la aparición de multitud de noticias, sobre su posible nocividad para la salud, por contener trazas de agentes de este tipo. La supuesta peligrosidad de su ingesta residía, principalmente, en la creencia de que el panga era una de las especies que más metales tóxicos acumulaba.

España es uno de los países europeos que más panga importa, lo que hizo crecer el malestar entre los pescadores, ya que apenas podían competir con los precios de este producto.

En 2008, algunas asociaciones de pescadores y detallistas denunciaban la posible toxicidad del panga, pescado importado mayoritariamente de Vietnam. La noticia de la supuesta falta de seguridad de este producto no procedía, al menos por el momento, de organismos oficiales de sanidad ni de ningún órgano de control, sino de fuentes del sector pesquero nacional.

En 2009 el Ministerio de Sanidad aclaraba que los niveles de contaminantes del panga que entraba a nuestro país no constituían un riesgo para la salud según los criterios de seguridad de Reglamento Europeo.

En 2010 la OCU analizó la cantidad de contaminantes en panga y perca, comunicando: Analizamos los filetes de pescado y hemos encontrado restos de pesticidas en el panga y trazas de mercurio en los filetes de panga y perca. Aunque los residuos contaminantes están dentro de los límites legalmente tolerados y no suponen un riesgo inmediato para la salud, es mejor no consumir estos pescados en exceso.”

El panga y la perca no se encuentran en la lista de los pescados que se suelen considerar como fuente de mercurio, en la que sí se incluyen otros pescados de consumo frecuente como el atún o el emperador.

Con esta última afirmación nos quedamos más tranquilos en cuanto a la cantidad de mercurio encontrada. ¿Pero qué sabemos de los restos de pesticidas? La OCU encuentra en los filetes de panga un herbicida, la trifluoralina.

Pues bien, según la AESAN: “en relación a la presencia de residuos de trifluralina, hemos de comentar que es una sustancia activa con acción herbicida cuyos usos no están autorizados actualmente en la UE, no por cuestiones de seguridad al consumidor sino especialmente medioambientales, dada su persistencia en el medio marino, su bioacumulación y su toxicidad para los peces. Respecto a los peligros para los consumidores que pueda entrañar su presencia en el pescado, debemos decir que los expertos de la UE (EFSA) coinciden en que es una sustancia que no tiene efectos tóxicos preocupantes a corto plazo por su ingesta. Realizando una evaluación del riesgo asociada a la ingesta crónica de pescados con los residuos detectados en la publicación, y teniendo en cuenta la composición actual de nuestra dieta, se verifica que el consumo de pescado (todas las especies) con niveles hipotéticos de trifluralina al nivel más alto encontrado no supondría ni el 1% de la Ingesta Diaria Admisible para esta sustancia (es decir, la cantidad máxima de esa sustancia que se podría consumir a diario a lo largo de la vida sin que se aprecien efectos adversos sobre la salud).
dda357469465a2dde236838c787c7081-original

  •  ¿Entonces, es peligroso comer panga?

Según las últimas declaraciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria el pasado mes de septiembre, la calidad sanitaria de todos los pescados importados que se comercializan en España está asegurada por control oficial en la frontera y también por el control de las Comunidades Autónomas, que también pueden realizar controles propios.

Si en estos controles se detectara algún tipo de toxicidad que lo hiciese peligroso para el consumo humano, se interceptaría la mercancía y en caso de ser necesario se procedería a su destrucción.

En relación a la presencia de mercurio, teniendo en cuenta que el mercurio es uno de los contaminantes habituales en los alimentos, y que se encuentra en el mar como consecuencia de la contaminación industrial y medioambiental, no es de extrañar encontrar ciertos niveles. Sin embargo, los niveles comentados en la publicación son tranquilizadores, ya que no superan en ningún caso el límite legal. Estos niveles han sido fijados con los debidos márgenes de seguridad, teniendo en cuenta la ingesta semanal tolerable provisional adoptada por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Además, en enero de este mismo año se ha sabido algo más: investigadores de la Universidad de Granada, han publicado sorprendentes datos acerca de la acumulación de metales en las diferentes especies de pescado y marisco: “La pintarroja, el pez espada, los mejillones y los berberechos son las especies de pescado y marisco que acumulan una mayor cantidad de metales tóxicos, como mercurio y plomo. Por el contrario, la panga (tradicionalmente considerada como una de las especies más contaminadas) y el bacalao congelado son los dos tipos de pescado más seguros para ser consumidos”.

  • ¿Es nutritivo?

panga-4

El valor nutricional de este pescado es similar a otros pescados blancos como merluza, fletan, perca, mero o bacalao.

Sí que es verdad que el contenido en valores que nos importan del pescado, como proteínas y ácidos grasos omega-3 es un poco menor que en otras especies.

Comparación de la composición nutricional del panga y la merluza:

Energía (kcal) Proteínas (g) Grasa (g) Colesterol (mg)
Panga1 66 13,4 1,2 29,8
Panga2 12,6-15,6 1,1-2 29,3
Merluza2 84 17 1,8 67

1Nutritional contents of aquatic products project – www.nutraqua.com
2New trends in the seafood market. Sutchi Catfish (Pangasius hypophthalmus) fillets from Vietnam: nutritional quality and safety aspects. Food Chem. 2008; 110:383-9.
Si queréis compararlo con el resto de especies, aquí podéis calcular las propiedades nutricionales de cualquier especie pesquera: http://www.fen.org.es/magrama/calculadornutricional/index_App.html

  • Conclusiones:

Las autoridades sanitarias confirman que el consumo en España es seguro, ya que se mantienen de forma rutinaria los controles que exige la normativa europea sobre este tipo de productos.

Podemos deducir que el panga contiene contaminantes, pero al igual que muchas otras especies de pescado que se encuentran en nuestro consumo habitual; además la cantidad que puedan contener no es peligrosa para el consumo humano.

Con lo cual, podemos comer panga, pero de una manera moderada, diversificando su consumo, variando las especies que ingerimos. Las cantidades recomendadas son no sobrepasar su consumo en una vez a la semana en caso de personas adultas y una vez cada quince días si hablamos de niños.


  • Bibliografía:

Olmedoa, P.; Plaa, A.; Hernándeza, A.F.; Barbierc, F.; Ayounic, L.; Gila, F. (2013). Determination of toxic elements (mercury, cadmium, lead, tin and arsenic) in fish and shellfish samples. Risk assessment for the consumers. Environment International, 59, 63-72.

http://www.gominolasdepetroleo.com/2012/05/el-panga-un-pescado-muy-polemico.html

http://aesan.msssi.gob.es/SIAC-WEB/pregunta.do?reqCode=retrieve&bean.id=3118

http://www.fand.es

http://www.ocu.org/alimentacion/alimentos/noticias/contaminantes-en-los-filetes-de-pescado488274

http://www.consumer.es/seguridad-alimentaria/sociedad-y-consumo/2009/01/12/182633.php

http://www.gencat.cat/salut/acsa/html/es/dir1795/doc34445.html</a