Bizcocho de naranja

sdr

En recetas anteriores os hablaba de cómo realizar un bizcocho dulce, pero sin azúcares ni edulcorantes. La clave está en la fruta. En este caso, la protagonista es la naranja. Además, el toque que le dan los cítricos a los bizcochos los hace irresistibles.

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 1 yogur natural
  • ½ sobre de levadura de repostería (la próxima vez lo pondré entero)
  • ½ medida de vaso de yogur de aceite de oliva virgen extra (también se puede utilizar de girasol, en ese caso reccomiendo que sea alto oleico).
  • 1 naranja
  • 80 g de almendra molida
  • 100 g de harina integral de espelta (o de otro cereal)
  • 200 g de dátiles
  • Canela al gusto
  • Semillas de lino y pipas de calabaza (opcional)

Procedimiento:

Batir en un bol los huevos y la pasta de dátiles (podéis ver la receta aquí).

Añadir el yogur, la ralladura de la piel de la naranja y la almendra molida. Remover bien con ayuda de unas barillas y añadir el aceite. Volvemos a batir y añadimos la harina y la levadura tamizadas, poco a poco, mientras removemos bien la mezcla.

Pelar la naranja y batirla con la batidora o con un procesador de alimentos. La añadimos a nuestra mezcla junto con la canela y removemos bien todos los ingredientes.

Verter la mezcla en un mode previamente engrasado con aceite o con un poco de mantequilla (¡no es tan mala! y la cantidad que usamos para engrasar el molde es mínima).

Para decorar, podéis añadir semillas por encima. Yo he añadido de lino molidas y pipas de calabaza.

Meter en el horno precalentado a 180ºC durante unos 40 minutos, o hasta que al introducir un palillo éste salga limpio.

 

Anuncios

Bizcocho de yogur sin azúcar

Processed with VSCO with  preset

El clásico bizcocho fácil de realizar, con la medida del vaso de yogur, en una versión un poco más saludable.

Está realizado con harina integral y no lleva azúcar ni edulcorante. Aún así tiene sabor dulce (evidentemente no tanto como si llevase azúcar, pero el suficiente). ¿Cómo?

La clave está en sustituir el azúcar por dátiles. Este truco os puede servir para infinidad de recetas, como galletas o incluso helados.

Los dátiles son el fruto de la palmera datilera. Proporcionan, por 100 g de producto, 66 g de hidratos de carbono, 2 g de proteínas y 0,6 g de lípidos. Son buena fuente de vitaminas A y D, ácido nicotínico, fósforo, potasio y fibra.

Lo primero que haremos es formar una pasta con los dátiles para poder repartir su dulzor de forma homogénea en nuestro bizcocho.

Para la pasta de dátiles: hervir en agua 200 g de dátiles durante dos minutos. Retirar el agua y procesar en el accesorio picador de la batidora. Si os queda muy espeso podéis añadir un poco de leche o bebida vegetal.

 

pasta de datil

Ingredientes para el bizcocho:

– 1 yogur natural

– Pasta de dátiles

– 4 huevos

– 1 medida de AOVE (aceite de oliva virgen extra, os recomiendo usarlo suave)

– 3 medidas de harina de trigo integral

– 1 sobre de levadura de repostería

– 1 medida de leche o bebida vegetal

Para darle un toque especial también he añadido un puñado de arándanos, nueces, avellanas, semillas de lino y canela en polvo.

Procedimiento:

En un recipiente mezclamos bien el yogur, el AOVE, los huevos y la pasta de dátiles.  Batir bien con ayuda de una varilla o tenedor.

Tamizar la harina e ir incorporándola poco a poco mientras seguimos batiendo. Si utilizáis harina integral, os quedará la cascarilla en el colador al tamizarla, incluirla también en la mezcla.

Añadir la levadura y la leche. Cuando tengamos todo bien mezclado, incorporar los arándanos, canela al gusto, las semillas de lino y los frutos secos, previamente picados en un mortero.

Hornear durante unos 35-40 minutos con el horno precalentado a 180 grados.

No os asustéis por el color morenito del bizcocho, es por los dátiles, no se os habrá quemado. Aun así, estad pendientes ya que cada horno es un mundo. Cuando creáis que está listo, podéis hacer la prueba de introducir un palillo y comprobar si sale limpio.

El resultado ha sido mejor del esperado, un bizcocho muy esponjoso, sabroso y jugoso.