¿Qué es el BABY-LED WEANING?

alimentación complementaria 

El baby-led weaning, también llamado alimentación con sólidos o alimentación dirigida por el bebé, consiste en ofrecer alimentos enteros (o a trocitos, según el tipo de alimento), no triturados.

Se trata de una forma de alimentación complementaria a demanda. El bebé elige qué comer y cuánta cantidad, ya que tiene la capacidad de autorregular su ingesta, controlando su saciedad.

Consiste en dejar que el bebé se alimente por él mismo, cogiendo los alimentos con las manos y decidiendo él mismos qué alimentos quiere comer. Esta técnica permite que el bebé pueda comer de forma autónoma y que disfrute de los diferentes gustos, texturas, olores y colores de los alimentos.

La alimentación complementaria puede realizarse aproximadamente a partir de los seis meses, pero debemos tener en cuenta que los alimentos que se introducen son complementarios. La leche materna (o en su defecto, adaptada) debe seguir siendo la principal fuente nutritiva durante todo el primer año de vida.

La lactancia, preferiblemente materna, debe ser exclusiva (incluyendo el agua) hasta los 6 primeros meses de edad; continuar con la lactancia mientras se incorporan alimentos complementarios y seguir con ella durante 1 año o más, hasta que la madre y el niño lo deseen.

Por ello, los alimentos, se deben ofrecer después de la toma de leche materna.

 

¿Cuándo sabemos que el bebé está preparado para la alimentación complementaria?

  • Si se sienta y mantiene la cabeza erguida.
  • Coordina ojos, manos y boca para mirar al alimento, cogerlo y ponérselo en la boca.
  • Puede tragar alimentos sólidos.

Si el niño no está preparado para tragar alimentos sólidos, lo escupirá.

Es raro que estos signos aparezcan antes de los seis meses, no obstante, hay bebés que están preparados a los cinco meses y otros que no lo están hasta los ocho o nueve meses.

 

¿Cómo debemos ofrecer al bebé los alimentos?

  • Debe probar los alimentos antes de ofrecérselos al bebé, para comprobar su temperatura en caso de haberlos calentado y asegurarse de que su textura es suave, para que puedan aplastarlos con la lengua en el paladar.
  • El bebé debe estar siempre sentado erguido cuando esté comiendo.
  • Nunca debe dejar al bebé solo con los alimentos.
  • Sólo él debe ponerse la comida en la boca, realizándolo a su propio ritmo y bajo su control.
  • Es conveniente que los alimentos estén cortados en forma de bastón que por lo menos por un lado sean tan largos como el puño del niño, para que pueda cogerlo con facilidad y llevárselo a la boca.

 Asparagus

¿Qué alimentos están desaconsejados en esta etapa?

  • Alimentos duros, que no se puedan aplastar con la lengua en el paladar.
  • Alimentos que formen migas.
  • Alimentos muy pequeños: nueces, uvas, dulces y frutas con semillas (a no ser que se hayan eliminado).
  • Verduras crudas.
  • Manzana cruda (entera o en rodajas).
  • Frutas verdes o inmaduras.
  • Cítricos enteros (cada segmento debe ser pelado).
  • Frutos secos enteros.
  • Palomitas de maíz.
  • Salchichas, zanahorias o cualquier otro alimento similar cortado en rodajas en forma de moneda.

 

¿Cuándo incorporar los diferentes alimentos?

El orden de incorporación de los alimentos no es importante. No obstante, de forma orientativa, podríamos incorporarlos de la siguiente manera:

  • De 6 a 12 meses: Cereales (pan, pasta, arroz…con o sin gluten), frutas, hortalizas, legumbres, huevos (sin separar la clara de la yema), carne, pescado, aceite de oliva y frutos secos chafados o molidos. Así mismo, se pueden ofrecer pequeñas cantidades de yogur y queso tierno a partir de los 9-10 meses.
  • De 12-24 meses: Lácteos en más cantidad. Leche entera (en caso de que el niño no tome leche materna), yogur y queso tierno.
  • A partir de los 3 años: Sólidos con riesgo de atragantamiento, como frutos secos enteros, palomitas, granos de uva enteros, manzana o zanahoria cruda.

Los alimentos superfluos como azúcares, miel, mermeladas, cacao y chocolate, flanes y postres lácteos, galletas, bollería, embutidos y charcutería; cuanto más tarde se introduzcan y en menos cantidad, mejor. Siempre a partir de los 12 meses.

No es necesario demorar la incorporación de alimentos potencialmente alergénicos, incluso en niños con riesgo de alergia.

En el caso del gluten, según las pruebas científicas actuales, no existe una edad determinada para introducirlo. Se puede ofrecer, como el resto de alimentos, a partir de los seis meses.

Podría ser conveniente incorporar alimentos de uno en uno en el caso del pescado, huevos, lácteos, frutos secos y gluten; aunque no hay pruebas sólidas que así lo indiquen.

Evitar el consumo de pez espada, tiburón, atún rojo, conservas de atún y lucio en niños menores de tres años. Hasta los 12 años limitar su consumo a 50g a la semana.

No incluir espinacas ni acelgas antes del primer año si su contenido es mayor o igual al 20% del plato. Así mismo, controlar su consumo entre 1-3 años (no más de una ración al día).

Evitar las bebidas o tortitas de arroz en menores de seis años.

 

¿Cuánta cantidad debe comer?

Como hemos comentado, el niño tiene la capacidad de autorregular su ingesta en función de sus necesidades. Esta capacidad puede verse alterada en casos de enfermedad, donde debe consultar con su pediatra.

Se debe ofrecer al niño un amplio abanico de alimentos saludables y que él decida qué quiere probar y cuánta cantidad.

Es fundamental que el niño coma junto a sus padres, y que éstos prediquen con el ejemplo comiendo, al igual que él, alimentos saludables.

Es importante tolerar el posible rechazo de algún alimento por parte del niño, respetando sus gustos, para evitar la aversión a ese alimento en un futuro.

 

Fuentes:

  • Nueva guía de alimentación infantil de la Generalitat de Catalunya: Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia (de 0 a 3 años).
  • Curso: “Actualización en nutrición pediátrica”, impartido por Julio Basulto.
Anuncios

¡Bienvenida Primavera! Frutas y verduras de temporada

flor primavera

 

Ya está aquí mi estación favorita del año, la primavera. Tres meses en los que poco a poco el día se va alargando, la temperatura se vuelve más agradable y podemos disfrutar de nuevos alimentos de esta temporada. En este post me centraré en hablaros de las frutas y verduras.

 

 

Llamamos productos de temporada a los recolectados en la mejor época para su consumo, en su punto óptimo de maduración.
Aunque hoy en día podemos disfrutar de todas las frutas y verduras en cualquier época del año gracias a los avances tecnológicos, consumir las propias de cada temporada proporciona importantes beneficios:
– Propiedades nutricionales óptimas: contenido idóneo de vitaminas y minerales.
– Mejores propiedades organolépticas: mejor sabor, textura, apariencia y aroma.
– Son más económicas.
– Fomentamos la agricultura y comercio de proximidad.
– Beneficios para el medio ambiente: menor necesidad de transporte, distribución y almacenaje; lo que conlleva menos emisiones de CO₂ y menor gasto en energía y emisiones de embalaje.

Frutas y verduras de temporada en primavera:

En cuanto a las frutas, durante toda la primavera nos podemos encontrar nísperos y plátanos.
Al principio de la primavera reinan las fresas, la naranja, el pomelo y el limón.
A finales, ya podemos degustar frutas como aguacate, albaricoque, breva, higo, cerezas, ciruela, frambuesa, melocotón, melón, nectarina y sandía.

frambuesas

Si hablamos de verduras, a lo largo de toda la estación podemos disfrutar de ajo, calabaza, cebolla, espárragos trigueros, espinacas, judías verdes, lechuga, nabo, puerro, rábano, remolacha y repollo.
Al principio de la primavera encontramos acelgas, alcachofa, apio, berenjena, brócoli, coliflor, guisantes y habas.
Al final de la estación ya tienen presencia la zanahoria, el calabacín, la patata, el pimiento, el tomate y el pepino.

cebolla.jpg

 

 

 

Dieta para engordar

Actualmente en nuestra población nos encontramos con muchas personas que quieren bajar de peso, pero también existe un porcentaje menor de personas delgadas que no saben cómo ganar unos kilos para sentirse mejor y mejorar su salud. Es mucho más difícil que este tipo de personas ganen peso a que lo pierdan aquellas con sobrepeso, pero no es imposible.

El objetivo fundamental es el cambio de hábitos, y que este sea mantenido en el tiempo. No sirve de nada realizar unas pautas dietéticas para engordar si luego se dejan.

Al igual que cuando hablamos de pérdida de peso, no es aconsejable un aumento de peso muy brusco en poco tiempo.

Para conseguir el aumento de peso deseado, nos vamos a centrar en tres pilares fundamentales:

  • Aumentar las calorías de la dieta.
  • Alimentación equilibrada.
  • Realizar 5-6 comidas al día.

Para aumentar las calorías de la dieta debemos en primer lugar aumentar las cantidades, realizando este aumento progresivamente. Aumentaremos tanto las grasas saludables (frutos secos y aceite de oliva) como los hidratos de carbono (pan, pasta, arroz y legumbres), que deberán estar presentes en todas las comidas.

Cuando hablamos de frutos secos no se incluyen aquellos fritos y/o salados.

Mix nuts on a wooden table. Selective focus

Nuestros platos deberán contener mayor cantidad de calorías sin que aumente su volumen, esto lo podemos conseguir añadiendo principalmente frutos secos y aceite de oliva, y en menor medida alimentos como nata, queso y salsas.

No debemos olvidar el consumo de frutas y verduras diariamente, ya que nos aportan los nutrientes esenciales que necesitamos.

miel

Un buen truco para aumentar las calorías de las ensaladas es añadirles vinagretas de aceite de oliva y miel, salsas, frutos secos, queso, maíz, olivas o aguacate.

En el caso de las verduras, además de patata, podemos añadir aceite de oliva, nata y queso cuando las realizamos en forma de cremas o gratinarlas con bechamel y queso.

Debemos huir del error común, acudir a alimentos poco saludables como fritos, bollería y alimentos procesados.

La ingesta debe repartirse en cinco o preferiblemente seis comidas al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y recena. Ésta última juega un papel importante en la ganancia de peso.

leche-galletas

Además de estas recomendaciones generales, al igual que pasa en el caso de perder peso, es necesario individualizar. Los dietistas-nutricionistas podemos ayudar en cada caso concreto realizando una dieta adaptada a las costumbres, gustos, horarios de cada persona, su ingesta habitual y gasto energético. Así mismo es necesario controlar la evolución del aumento de peso de cada persona.

La quinoa: ¿Sólo una moda?

quinoa

La quinoa o quinua es un grano originario de los Andes.No es un cereal, pero tiene una composición y forma de comerla muy parecida, por lo que se considera un pseudocereal.

Su componente principal son los hidratos de carbono complejos, pero también posee un alto porcentaje de proteínas y fibra, mayor al del resto de cereales, lo cual aporta saciedad y disminuye el colesterol. Contiene más proteína y omega 3 que cualquier cereal, que ayuda entre otras cosas a nuestra salud cardiovascular. Además, no es un alimento tan rico en grasas y calorías como las nueces u otras fuentes de omega 3.

quinoa

No contiene gluten, por lo que es apta para celíacos.

Es una excelente fuente de proteínas vegetales y no tiene aminoácidos limitantes, lo cual la convierte en un alimento muy nutritivo. Las proteínas vegetales deben ingerirse en nuestra dieta en una proporción 50%-50% con respecto a las proteínas animales. Generalmente contiene una mayor cantidad de proteínas en relación con la mayoría de los granos, aunque es más conocida por la calidad de las mismas.

Posee un alto contenido en magnesio, zinc, calcio y oligoelementos. Estas cualidades la hacen esencial para los huesos y en una dieta para deportistas.

La quinua es también una buena fuente de las vitaminas B2 (riboflavina) y ácido fólico en comparación con otros granos, mientras que su contenido en tiamina es similar al de otros granos y el de niacina es en promedio inferior. También contiene cantidades significativas de vitamina E, aunque esta cantidad parece disminuir después de procesarse y cocinarse. En general, el contenido en vitaminas de la quinua no se ve afectado por la eliminación de sus saponinas.

tabla comparativa quinoa

Comparándola con otros granos, la quinoa tiene más calorías que el arroz, porque es más rica en proteínas y grasas (alto porcentaje de grasas omega 3). Tiene menos hidratos de carbono que el arroz, y más fibra, lo cual enlentece la absorción de los hidratos de carbono y ayuda a que no se produzcan hiperglucemias porque reduce el índice glucémico del alimento.

En cuanto a las proteínas, la quinoa contiene mayor calidad proteica que el arroz. También es muy superior en contenido de minerales.

Si la comparamos con los garbanzos, éstos contienen más proteínas, pero la calidad proteica de la quinoa es mejor.

Por ello, podemos concluir que la quinoa no sólo está de moda, sino que es un alimento muy completo y nutritivo. Desde aquí os invito a que la incluyáis en vuestra cocina.

ensalada de quinoa

¿Cómo cocinarla?

No se debe dejar en remojo. Debemos lavar y frotar la quinoa 2-3 veces antes de cocerla, cambiando el agua del lavado, para que contenga un porcentaje menor de saponinas, responsables de su sabor amargo, y que pueden ser tóxicas para la salud y disminuir su valor nutritivo.

Para cocer la quinoa se utilizan tres partes de agua por una parte de grano. El tiempo perfecto de cocción se alcanza cuando el grano ha doblado su volumen y libera su germen blanco. Son aproximadamente 15 minutos a fuego medio.

Recetas:

quinoa_espinacas

Fuente:

http://www.fao.org/

El reto de comer sano aunque sea fuera de casa:

Comer fuera de casa se está convirtiendo en un hecho cada día más frecuente, normalmente ocasionado por las exigencias de la jornada laboral.

Entre las dos opciones que existen encontramos la de comer en bares o restaurantes o bien llevar la comida de casa en un tupper o fiambrera.

En la primera opción es mucho más difícil controlar lo que ingerimos que si nos llevamos la comida de casa, ya que no podemos controlar qué menú va a haber en los restaurantes que tengamos al alcance.

restaurante

Entre las claves para poder llevar una alimentación saludable comiendo de bar o restaurante de forma habitual, destacamos las siguientes:

– Elección correcta del establecimiento donde comer: escoger aquel que ofrezca menús variados, con varios primeros y segundos platos a elegir. Evitar acudir a aquellos en los que sólo podemos optar por bocadillos o comida rápida.

– Una vez tengamos la carta en la mano, pensar con la cabeza y no dejarnos llevar por nuestra apetencia es la clave para poder elegir un menú equilibrado.

– Los vegetales deben estar presentes en todas las comidas en una cantidad importante, es conveniente elegirlos siempre como primer plato, en crudo o en cocido.

Prestar mucha atención a qué ingredientes llevan estos platos, ya que las verduras pueden estar refritas con carnes muy grasas, y las ensaladas pueden llevar muchos alimentos calóricos como salsas, trozos de carnes grasas, quesos, etc.

Pedir las ensaladas sin aliños ni salsas es una manera estupenda de controlar nosotros la cantidad de aceite y sal que vamos a ponerle, que deberá ser moderada.

-En cuanto a pasta, arroz y legumbres, mi recomendación es que los escojas como segundo plato, ya que normalmente van acompañados de trozos de carne o pescado. En la mayoría de restaurantes se pueden pedir dos primeros platos del menú. Además, intentar huir de aquellas preparaciones muy calóricas como salsas o natas con carnes grasas, quesos, etc. La frecuencia de ingesta va en función, entre otras cosas, de la actividad física que se realice.

– Siguiendo con el segundo plato, es importante hacer hincapié en el consumo de pescado, que deberá ser igual o superior al de carne, de las cuales elegiremos las menos grasas.

– Las guarniciones del segundo plato normalmente consisten en fritos, sobre todo patatas. Para evitarlas, lo mejor es pedir que nos lo cambien por algún vegetal a la plancha o al horno o por ensalada.

– Elegir cocciones poco calóricas como horno, plancha, hervido, vapor o papillote. Evitar los guisos, salsas, fritos etc.

– El pan de acompañamiento es mejor que sea integral, y controlar su cantidad, sobre todo en caso de haber realizado una comida alta en hidratos de carbono.

– La bebida de elección será indiscutiblemente el agua.

– Como postre elegir fruta fresca o en su defecto yogur, preferiblemente desnatado.

 

En caso de llevarnos la comida de casa, en tupper o fiambrera, lo más importante es llevar una organización semanal.

Las indicaciones serán parecidas a lo comentado en el caso anterior, con la ventaja que en este caso somos nosotros quien controlamos qué alimentos estamos preparando para nuestro tupper.tupper

Puede constar de dos fiambreras, una con el primer plato y otra con el segundo, pero a mí personalmente me resulta más cómoda la idea de un plato único, ya que es más fácil de transportar un solo tupper y poniéndolo todo en el mismo recipiente evito que se reseque el segundo plato.

Casi la mitad de nuestro plato a elaborar debe estar formado por vegetales, en crudo o cocido, ¼ de la proporción del mismo deberá ser proteína (vegetal o animal), ¼ de farináceos (pasta, pan o arroz, que serán preferiblemente integrales) y como postre, yogur desnatado o mejor elegir fruta fresca.

Cuando preparemos ensaladas, cortar la lechuga con las manos o con un cuchillo de los que evitan que se oxide la comida. Llevar el aliño a parte y añadirlo a la hora de comer.

Si quieres añadir alguna salsa a los platos, hay opciones saludables como por ejemplo, pochar cebolla en una sartén (para evitar poner mucho aceite, el truco es poner un tape, así se cocina con el vapor que se crea) y añadir tomate rallado.

Ejemplos de platos únicos para llevar en tupper:

  • Ensalada de vegetales al gusto (lechuga, tomate, cebolla…) con queso fresco y tiras de pollo a la plancha. Acompañado de pan integral y fruta.
  • Verdura hervida (la que quieras, pueden ser variadas) con tacos de salmón a la plancha. Acompañado de pan integral y fruta.
  • Ensalada de lentejas con un poco de arroz integral, tomate a dados, cebolla picada y un poco de atún en lata al natural. Acompañado de un poco de pan integral y de postre fruta.
  • Vegetales al horno (pimiento, cebolla, berenjena…) y pollo o pescado al horno o a la plancha. Acompañado de pan integral y fruta.
  • Verdura con un poco de patata cocida y hamburguesa magra (casera) de ternera a la plancha. Postre: fruta.
  • Espinacas con garbanzos y bacalao. Acompañado de un poco de pan integral y de postre fruta.
  • Vegetales a la sartén (acuérdate del tape) con trozos de pescado a la plancha y pasta integral. Postre: fruta.
  • Quinoa con arroz integral, coles de Bruselas, espárragos trigueros y tomates cherry. Postre: fruta.

Las maravillas de la fibra:

La fibra es una sustancia que está presente en las plantas cumpliendo la función de parte estructural. Es considerada un hidrato de carbono complejo.Al ser un hidrato de carbono, para poder cumplir las necesidades de fibra, nuestra ingesta debe ser correcta en hidratos de carbono (como mínimo el 45% de la ingesta diaria).

Podemos encontrarla en frutas, verduras, frutos secos, legumbres y cereales integrales (pan integral, pasta integral o arroz integral).

fibra

Hay dos tipos de fibra: soluble e insoluble.

La fibra soluble atrae agua y la convierte en gel durante la digestión, haciendo que el proceso digestivo sea lento. La fibra soluble se encuentra en el salvado de avena, la cebada, las nueces, las semillas, los fríjoles, las lentejas, las arvejas y algunas frutas y verduras.

La fibra insoluble se encuentra en alimentos como el salvado de trigo, las verduras y los granos integrales. Este tipo de fibra parece acelerar el paso de los alimentos a través del estómago y de los intestinos, y le agrega volumen a las heces.

No sólo es importante para prevenir el estreñimiento. La fibra tiene otras e importantes funciones:

  • Disminuye el riesgo de padecer enfermedades crónicas, incluso se asocia a menor mortalidad prematura.
  • Disminuye el riesgo de padecer accidente cerebrovascular.
  • Previene enfermedades tales como infartos, ictus cerebrales, cáncer o diabetes.
  • Las dietas con un contenido en fibra elevado requieren más tiempo de masticación por lo que enlentecen la velocidad de deglución y esto implica una mayor salivación que va a repercutir en la mejora de la higiene bucal.
  • La fibra agrega volumen a la dieta, lo cual crea sensación de saciedad, que puede ayudar a controlar el peso.
  • Disminuye los niveles de colesterol en sangre, con lo cual puede ayudar a prevenir una cardiopatía.
  • Evita la diverticulosis.

fibra

En adultos sanos se recomienda ingerir entre 25 y 38 gramos de fibra al día.

Los beneficios atribuibles a los suplementos de fibra no son comparables a los de los suplementos de fibra, con resultados imperceptibles.

El consumo de grandes cantidades de fibra en un corto período de tiempo puede producir gases intestinales (flatulencia), distensión y cólicos abdominales. Este problema con frecuencia desaparece una vez que las bacterias naturales del aparato digestivo se acostumbran al aumento de la fibra en la dieta. El hecho de agregarle fibra a la dieta en forma gradual, en lugar de toda a la vez, puede ayudar a reducir los gases o la diarrea.

La absorción de determinados minerales como el calcio, hierro, cobre y zinc pueden disminuir si se ingieren dietas muy ricas en fibra. En la mayoría de los casos, esto no causa demasiada preocupación, debido a que los alimentos con alto contenido de fibra tienden a ser ricos en minerales.

El agua ayuda al paso de la fibra a través del aparato digestivo. Es recomendable la ingesta de 1,5-2 litros de agua al día.

Los alimentos ricos en fibra ofrecen beneficios saludables cuando se comen crudos o cocidos, pero es importante tomar frutas y verduras con piel.

Fuentes:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus

Basulto J., Cáceres J. Comer y correr.

La fibra dietética. Nutr. Hosp. (2006) 21 (Supl. 2) 61-72

Dieta macrobiótica:

La alimentación macrobiótica define una manera de comer basada en el principio de equilibrio del Yin y el Yang y consiste en una adaptación de las tradiciones culinarias de Extremo Oriente.
Fue traída a Europa desde Japón a partir de los años treinta por el filósofo japonés George Ohsawa.Principios básicos:
• Comer tan sólo cuando se tiene hambre y sólo la cantidad necesaria.
• Tomar alimentos provenientes del medio en el que se vive y de temporada.
• Evitar tomar demasiadas cosas extremadamente Yin con el fin de favorecer la fortificación del sistema nervioso autónomo (que se considera que constituye la base de un sistema inmunitario eficaz).
• Tomar alimentos lo menos manipulados posible (integrales, sin abonos ni productos químicos, etc., aunque gracias a las manipulaciones culinarias los efectos de estas sustancias puedan ser parcialmente equilibrados), sobre todo si se trata de productos animales.
• Masticar concienzudamente cada bocado y discernir en cada caso por qué se come (¿para crecer? ¿Por placer? ¿Para curarse? ¿Para evolucionar espiritualmente?…)

Alimentos:yin yang food
– Cereales integrales: Según esta dieta, son la base de una “alimentación justa”.
– Vegetales y productos animales: La macrobiótica no es ningún régimen vegetariano. Cada persona debe decidir si tomar alimentos de procedencia animal o no, y en qué cantidad; sabiendo equilibrar su consumo. Con respecto a las verduras, pasa lo mismo: se tiene que saber si se introducen en un régimen vegetariano, si acompañan productos animales, etc.
Con respecto a las verduras, pasa lo mismo: se tiene que saber si se introducen en un régimen vegetariano, si acompañan productos animales, etc. Desde un punto de vista Yin-Yang, cuando se come más bien vegetariano, se aconseja tomar en primer lugar aquellas verduras que crecen bajo tierra -raíces-, ya que serían las que complementan mejor a los cereales; a continuación viene todo el resto. Además se deben tener en cuenta las proporciones de la comida ya que en este tipo de alimentación esta es la clave.
– Alimentos específicos: algas, derivados de la soja, té verde etc. Son alimentos de origen japonés. Se les llama “específicos” por sus cualidades a menudo medicinales.

La alimentación o dieta macrobiótica se basa en los principios del Ying y el Yang, en lugar de hacerlo en las bases científicas de la nutrición humana.
Esta dieta tiene diferentes grados, hasta el punto de poder llegar a ser peligrosa (al igual que todas las dietas “milagro” o “con nombre”) si se sigue su versión más restrictiva. Esto supone basar la dieta únicamente en el consumo de cereales integrales, lo cual conlleva déficits nutricionales con la consecuente aparición de enfermedades e incluso puede causar la muerte. Además, la dieta macrobiótica moderna incluye un abuso del consumo de algas, lo cual no es bueno para nuestra glándula tiroides.
En definitiva, huye de las dietas impersonales, de todas las que tengan “nombre” y sobre todo que, al igual que esta, no se basen en principios científicos.