Galletas de chocolate veganas, sin gluten y sin azúcar

Galletas de chocolate veganas, sin glúten y sin azúcar

Una de las bases de una dieta saludable es evitar los productos procesados. Ésto suele complicarse cuando nos apetece dulce, por eso os traigo una nueva receta de repostería casera, en este caso unas galletas para amantes del chocolate, sanas y muy rápidas de realizar. Además, son aptas para veganos y no contienen gluten.

Ingredientes: (para unas 20 galletas)

– 200 g de avellanas

– 100 g de pasas

– 50 g de chocolate negro (>70%)

– Un chorrito de leche o bebida vegetal

– 2 cucharadas soperas de cacao puro en polvo (desgrasado y sin azúcares añadidos)

– 1 cucharada sopera de semillas de lino

– 1 cucharada sopera de semillas de chía

– 1/2 cucharilla de postre de bicarbonato

– 1 cucharadilla de postre de canela

– 1/2 cucharilla de postre de sal

Procedimiento:

En otras recetas os he enseñado como aportar sabor dulce a nuestras recetas con la pasta de dátiles. Esta vez vamos a hacer algo parecido con pasas, para ello, debemos dejarlas a remojo con agua durante 30 minutos.

También dejamos reposar las semillas de lino y chía con 4 cucharadas de agua durante 15 minutos, para que adquiera consistencia gelatinosa.

He realizado toda la receta con un procesador de alimentos, lo cual permite tener la masa lista en pocos minutos.

Primero debemos picar el chocolate y reservarlo para incorporarlo al final.

Picamos las avellanas con un chorrito de leche e incorporamos el cacao en polvo, el bicarbonato, la canela y la sal.

Escurrimos las pasas y las trituramos junto con la gelatina formada con las semillas. Esta pasta la añadimos a la mezcla anterior y removemos bien.

Por último, añadimos el chocolate picado y volvemos a remover.

Parece increíble pero ya tenemos nuestra masa preparada para introducirla en el horno precalentado a 180ºC durante 10 minutos. He utilizado la función horno de leña, poniendo la bandeja en la posición más alta. El tiempo es orientativo, debéis adaptarlo a vuestro horno y estad atentos de que no se quemen.

Dejar enfriar sobre una rejilla para que adquieran textura crujiente y ¡a disfrutar!.

Andrea Sorinas. 

Dietista-Nutricionista

Bilbao

 

 

Anuncios

Bizcocho de naranja

sdr

En recetas anteriores os hablaba de cómo realizar un bizcocho dulce, pero sin azúcares ni edulcorantes. La clave está en la fruta. En este caso, la protagonista es la naranja. Además, el toque que le dan los cítricos a los bizcochos los hace irresistibles.

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 1 yogur natural
  • ½ sobre de levadura de repostería (la próxima vez lo pondré entero)
  • ½ medida de vaso de yogur de aceite de oliva virgen extra (también se puede utilizar de girasol, en ese caso reccomiendo que sea alto oleico).
  • 1 naranja
  • 80 g de almendra molida
  • 100 g de harina integral de espelta (o de otro cereal)
  • 200 g de dátiles
  • Canela al gusto
  • Semillas de lino y pipas de calabaza (opcional)

Procedimiento:

Batir en un bol los huevos y la pasta de dátiles (podéis ver la receta aquí).

Añadir el yogur, la ralladura de la piel de la naranja y la almendra molida. Remover bien con ayuda de unas barillas y añadir el aceite. Volvemos a batir y añadimos la harina y la levadura tamizadas, poco a poco, mientras removemos bien la mezcla.

Pelar la naranja y batirla con la batidora o con un procesador de alimentos. La añadimos a nuestra mezcla junto con la canela y removemos bien todos los ingredientes.

Verter la mezcla en un mode previamente engrasado con aceite o con un poco de mantequilla (¡no es tan mala! y la cantidad que usamos para engrasar el molde es mínima).

Para decorar, podéis añadir semillas por encima. Yo he añadido de lino molidas y pipas de calabaza.

Meter en el horno precalentado a 180ºC durante unos 40 minutos, o hasta que al introducir un palillo éste salga limpio.

 

Compota o mermelada sin azúcar

dav

Uno de los alimentos preferidos por mis pacientes para el desayuno es la mermelada. Me cuesta encontrar opciones saludables a la mermelada común (compuesta casi en su totalidad por azúcares simples y refinados) ya que las opciones “light” o “sin azúcar” están repletas de edulcorantes y aditivos.

¿Renunciamos entonces esta pasta dulce con sabor a fruta que tanto nos gusta untar en la tostada? La respuesta es no, por supuesto que no.

La clave está en huir de las opciones procesadas y hacerla nosotros en casa. Así, podemos controlar la cantidad de azúcar o edulcorante que queremos añadir, o como en mi caso, no añadirle ninguno y usar fruta desecada para aportarle el sabor dulce. Como vais a ver en mi ejemplo de receta, es muy fácil y como mucho se tarda media hora. Es tan sencillo como cocer la fruta en agua y triturar.

 


 

Compota de manzana y pasas

Ingredientes:

  • 1 naranja
  • 2 manzanas
  • Un puñado de pasas
  • Canela en polvo o rama
  • 300 ml de agua
  • 2 cucharadas de postre de semillas de chía (opcional)

Procedimiento:

  1. Dejamos reposar las semillas de chía en el zumo de media naranja, mientras continuamos los pasos se formará un gel que le da una consistencia agradable a nuestra mermelada o compota.
  2. Hervir las pasas en 300 ml de agua durante 10 minutos a fuego medio.
  3. Añadir al cazo las dos manzanas peladas y troceadas junto con la ralladura de la naranja y dejar 15 minutos más.
  4. Cuando finalice la cocción, colarlo e incorporar las semillas de chía y canela en polvo al gusto. Si utilizáis canela en rama incorporarla en la cocción.
  5. Triturar con la batidora o con un procesador de alimentos.

Con estas medidas me han salido unos 400 ml de mermelada/compota. Se puede congelar.

Podéis añadirla con yogur, avena, granola, bizcochos, en tostadas… ¡donde os apetezca! Yo os propongo esta versión del típico desayuno donde he sustituido la mantequilla por aguacate maduro y la mermelada procesada por la casera.

 

dav

 

Granola casera

dav

Ya es oficial, la granola está de moda y ha llegado para quedarse. He de reconocer que es la primera vez que la hago, ¡y que la pruebo! No me entusiasma demasiado el muesli, por tanto no me atraía la idea de probarla, pero al hacerlo he comprobado que me encanta. Como os digo siempre, los gustos cambian.

La granola es una mezcla de copos de avena con frutos secos, a la que se pueden añadir otros cereales, semillas, fruta desecada, miel… A pesar de compartir ingredientes con el muesli, para mí la diferencia organoléptica más importante entre ambos es que la granola se hornea hasta que adquiere una textura crujiente, que junto a su sabor tostado y dulce la vuelven irresistible.

Las granolas comerciales suelen llevar un exceso de azúcares añadidos o edulcorantes y grasas, como aceites o mantequillas. La forma de evitar estos aditivos poco saludables es hacerla en casa donde puedes escoger entre añadir azúcares y aceites controlando la cantidad o bien optar por una receta sin ningún aditivo como he hecho yo, básicamente porque no le hace ninguna falta.

dav

Queso batido con granola, kiwi, frambuesas y semillas de chía.

De esta manera, obtenemos un alimento muy nutritivo y saciante. La granola es rica en fibra, grasas saludables e hidratos de carbono complejos. Por sus ingredientes, reduce riesgo cardiovascular, ya que disminuye el colesterol LDL (malo) y los triglicéridos.

Aunque parezca muy calórica, si la confeccionamos sin aditivos y la consumimos de manera moderada, no aumenta el peso corporal. Es importante también que los frutos secos sean sin freír ni salar.

La forma más habitual de comerla es mezclándola con leche, bebida vegetal o yogur y añadiéndole fruta fresca. Es ideal para tomarla en el desayuno, a media mañana o a media tarde, momentos donde su poder saciante ayuda a evitar el picoteo entre horas.

Os dejo dos ideas distintas para prepararla, recordad que la base es la avena, podéis variar el tipo de frutos secos, semillas, fruta desecada, aromas, etc.

Ingredientes comunes:

– 1 taza de copos de avena (yo he usado finos)

– 2 cucharadas soperas de almendras

– 2 cucharadas soperas de avellanas

– 1 cucharada sopera de pasas

– 1 cucharada de postre de semillas de lino

– 1 cucharada de postre de semillas de sésamo

– 1 cucharada de postre de canela

Granola A: con plátano y virutas de chocolate negro.

Granola B: con compota de manzana (casera, sin azúcar) y mango deshidratado.

sdr

Bebida de avena con granola y virutas de chocolate negro. Puede tomarse en frío o caliente.

Procedimiento:

  • Paso 1:

Molemos las semillas y los frutos secos en un procesador de alimentos.

  • Paso 2:

Para la granola A) Trituramos un plátano maduro y mezclamos bien con los copos de avena.

Para la granola B) Mezclamos los copos de avena con compota casera.

En ambos casos, las cantidades son orientativas, ya que es importante que quede más cantidad de avena que de plátano o compota.

  • Paso 3:

Mezclamos con las semillas y frutos secos triturados y lo extendemos en una bandeja de horno, mejor sobre papel vegetal para hornear.

  • Paso 4:

Introducimos la bandeja en el horno precalentado a 180º. Es muy fácil que se queme, os recomiendo vigilarla y removerla cada 5 minutos para evitarlo y que no se forme un bloque. En unos 15-20 minutos está dorada, crujiente y lista.

Si no se remueve pero controláis igualmente que no se queme, se obtiene un bloque que al partirlo en rectángulos, nos sirve como barritas energéticas y saciantes. Muy prácticas para comer fuera de casa.

  • Paso 5:

Los últimos 5 minutos o al acabar el horneado añadimos la canela y las pasas. También para la granola A las virutas de chocolate negro y para la granola B el mango deshidratado.

  • Paso 6:

Guardamos en un recipiente hermético y ya disfrutar de ella durante toda la semana.

dav

Yogur natural con granola y uva.

 

Bizcocho de yogur sin azúcar

Processed with VSCO with  preset

El clásico bizcocho fácil de realizar, con la medida del vaso de yogur, en una versión un poco más saludable.

Está realizado con harina integral y no lleva azúcar ni edulcorante. Aún así tiene sabor dulce (evidentemente no tanto como si llevase azúcar, pero el suficiente). ¿Cómo?

La clave está en sustituir el azúcar por dátiles. Este truco os puede servir para infinidad de recetas, como galletas o incluso helados.

Los dátiles son el fruto de la palmera datilera. Proporcionan, por 100 g de producto, 66 g de hidratos de carbono, 2 g de proteínas y 0,6 g de lípidos. Son buena fuente de vitaminas A y D, ácido nicotínico, fósforo, potasio y fibra.

Lo primero que haremos es formar una pasta con los dátiles para poder repartir su dulzor de forma homogénea en nuestro bizcocho.

Para la pasta de dátiles: hervir en agua 200 g de dátiles durante dos minutos. Retirar el agua y procesar en el accesorio picador de la batidora. Si os queda muy espeso podéis añadir un poco de leche o bebida vegetal.

 

pasta de datil

Ingredientes para el bizcocho:

– 1 yogur natural

– Pasta de dátiles

– 4 huevos

– 1 medida de AOVE (aceite de oliva virgen extra, os recomiendo usarlo suave)

– 3 medidas de harina de trigo integral

– 1 sobre de levadura de repostería

– 1 medida de leche o bebida vegetal

Para darle un toque especial también he añadido un puñado de arándanos, nueces, avellanas, semillas de lino y canela en polvo.

Procedimiento:

En un recipiente mezclamos bien el yogur, el AOVE, los huevos y la pasta de dátiles.  Batir bien con ayuda de una varilla o tenedor.

Tamizar la harina e ir incorporándola poco a poco mientras seguimos batiendo. Si utilizáis harina integral, os quedará la cascarilla en el colador al tamizarla, incluirla también en la mezcla.

Añadir la levadura y la leche. Cuando tengamos todo bien mezclado, incorporar los arándanos, canela al gusto, las semillas de lino y los frutos secos, previamente picados en un mortero.

Hornear durante unos 35-40 minutos con el horno precalentado a 180 grados.

No os asustéis por el color morenito del bizcocho, es por los dátiles, no se os habrá quemado. Aun así, estad pendientes ya que cada horno es un mundo. Cuando creáis que está listo, podéis hacer la prueba de introducir un palillo y comprobar si sale limpio.

El resultado ha sido mejor del esperado, un bizcocho muy esponjoso, sabroso y jugoso.

 

Pizza casera

Processed with VSCO with  preset

Comiendo de manera saludable se puede y se debe disfrutar. Uno de mis platos preferidos siempre ha sido la pizza, así que os propongo esta receta de pizza casera, saludable y realmente deliciosa.

  • Para la masa:

Ingredientes para una pizza mediana de masa fina:

– 150 g de harina integral

– 100 ml de agua templada

– Medio sobre de levadura seca

– Una pizca de sal

– Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Mezclar en un bol la harina, la levadura y la sal. Hacer un hueco en el medio y verter el agua y el aceite. Mezclar los ingredientes, hasta que la masa no se pegue en las paredes del bol. Trabajar la masa en una mesa espolvoreada con harina durante unos 10 minutos.

Devolvemos la masa al bol, lo tapamos y dejamos reposar la masa unos 45 minutos o hasta que aumente de volumen.

Espolvoreamos de nuevo la mesa con harina. Con ayuda de un rodillo (o cualquier objeto cilíndrico, como una botella) estiramos la masa hasta que quede fina. La pasamos a la bandeja del horno y le ponemos los ingredientes.

  • Para la salsa:

Podemos utilizar salsa de tomate natural o innovar con otro tipo de sofritos, yo he elegido uno de cebolla, pimiento rojo, zanahoria y una pizca de pimienta negra. Después de pochar los ingredientes, los pasamos por la batidora y listo. En caso de que quede muy espeso, podéis suavizar la salsa con un chorrito de leche o bebida vegetal.

  • Ingredientes:

Hay numerosas combinaciones de ingredientes saludables para poner en nuestra pizza, en mi caso, he elegido:

– Champiñones

– Cebolla

– Jamón cocido (de calidad)

– Aceitunas negras

– Queso fresco de cabra

– Orégano

Metemos la pizza en el horno precalentado a 180º durante unos 20 minutos.

¡Y a disfrutar!

 

Recomendaciones nutricionales para pacientes con anticoagulantes orales

espinacas

Los anticoagulantes orales (Sintrom®, Aldocumar®) son medicamentos que tienen como finalidad evitar la trombosis y/o embolia, enlenteciendo el proceso de coagulación de la sangre.

El contenido en vitamina K de la dieta puede interferir en la eficacia del tratamiento, tanto por exceso como por defecto. Para alcanzar el nivel de anticoagulación deseado, es conveniente seguir unas recomendaciones dietéticas específicas.

Se recomienda seguir una dieta equilibrada, con la misma recomendación de frecuencia de consumo de los diferentes grupos de alimentos que en la población general. No hay que eliminar por completo los alimentos ricos en vitamina K, pero sí controlar su consumo. Se debe evitar tanto aumentar bruscamente la ingesta diaria de alimentos con alto contenido en vitamina K como realizar dietas restrictivas con poco aporte vegetal.

asparagus-2261858_1920

La mayor parte de la vitamina K procede de los alimentos de origen vegetal, concretamente de hortalizas de color amarillo oscuro o verduras de hoja verde. Por lo tanto, se debe tener especial cuidado con los siguientes alimentos:

  • Verduras y hortalizas con alto contenido en vitamina K:

Remolacha, repollo, espárrago, lechuga romana, brócoli, endibia, cebollino, perejil, nabo verde, espinacas, col rizada, col lombarda y coles de bruselas.

  • Verduras y hortalizas con medio contenido en vitamina K:

Pimiento verde, tomate maduro, lechuga iceberg, zanahoria, coliflor, judías verdes, alcachofas, puerros, apio, guisantes y pepino.

higos

Las frutas no son fuentes importantes de vitamina K excepto el kiwi, los higos, la uva y la ciruela. También deben evitarse ciertas frutas secas como las uvas pasas o las ciruelas pasas.

Los alimentos de origen animal no suelen contener cantidades apreciables de vitamina K (salvo el hígado). Es recomendable comer más pescado que carne y evitar el consumo de grasas animales (mantequilla, bollería industrial, queso, nata, carnes grasas y procesadas como embutidos). Se recomienda consumir las conservas de pescado al natural en lugar de en aceite.

Los frutos secos no son importantes fuentes de vitamina K excepto los piñones, los pistachos, los anacardos y las avellanas.

pistachos

La grasa de elección tanto para aliñar como para cocinar, debe ser aceite de oliva virgen extra, con una recomendación diaria de cuatro a seis cucharadas. Aunque contiene vitamina K, continúa siendo la grasa más saludable; además, si respeta la ración recomendada sólo contribuye moderadamente al contenido total de vitamina K de la dieta. Así mismo, se debe evitar la margarina, bollería industrial, pasteles, galletas, alimentos de comida rápida y precocinados.

El alcohol, aunque aporte poca vitamina K, está desaconsejado por completo dentro del contexto de un estilo de vida saludable. Además, un consumo elevado del mismo puede aumentar el efecto de los anticoagulantes.


Fuente: Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición

 

Cous-cous de coliflor

dav

Parece cous-cous, ¡pero no lo es! Este plato está confeccionado únicamente con verduras y hortalizas.

Incluir de dos a tres raciones de verduras y hortalizas al día puede resultar monótono y aburrido si siempre las cocinamos de la misma manera. Para disfrutar plenamente de una alimentación saludable es importante innovar en la preparación y presentación de los alimentos.

La base de este plato es la coliflor, una verdura de escaso aporte calórico ya que su principal componente es el agua. Se considera buena fuente de fibra, vitamina C, folatos, otras vitaminas del grupo B, potasio y fósforo.

Los ingredientes que necesitamos para cuatro raciones son: 1/2 coliflor, 3 zanahorias, 5 espárragos trigueros, ½ pimiento rojo, ½ pimiento amarillo, 150 g de champiñones, ½ cebolla, 4 cucharadas soperas de AOVE, una cucharada pequeña de cúrcuma y una pizca de sal.

dav

La esencia de esta receta es la textura que adquiere la coliflor en forma de cous-cous. Para ello basta con picarla (en crudo) con el accesorio picador de la batidora. El resto de verduras las cortamos a tacos pequeños.

En una cazuela o sartén con tapa pochamos las verduras a fuego medio. Incorporamos la coliflor picada y una pizca de sal y removemos bien. En este paso he añadido la cúrcuma, responsable del fuerte color amarillo del plato. Añadimos 500 ml de agua o caldo vegetal y dejamos cocer hasta que se consuma el líquido. La coliflor debe quedar al dente.

Como podéis observar, es una receta muy fácil que nos permite consumir la coliflor en un formato distinto. Podéis confeccionar este plato de muchas maneras, cambiando las verduras y las especias que lo acompañan.

 

Comparativa de gazpachos envasados. ¿Son saludables?

soup-1429735_1920

El gazpacho casero,  además de ser muy típico y fresco para el verano, es un plato muy recomendable a nivel nutricional. Su valor energético es bajo (siempre y cuando no añadamos demasiado aceite), es una buena fuente de fibra, contiene vitaminas (A, C y E) y minerales como potasio y magnesio.

Sin embargo, en los gazpachos envasados nos encontramos un alto contenido en grasas saturadas y una cantidad excesiva de sal, como podéis ver en esta comparativa de cuatro marcas de gazpacho tradicional (escogidas al azar). Los valores son por ración de 200 ml.

APORTE NUTRICIONAL ALVALLE DON SIMÓN HACENDADO CARREFOUR
Calorías (Kcal) 92 70 88 68
Azúcares (g) 6.2 3.8 6.8 5
Grasas (g) 5.2 4.4 4.8 4
Valoración contenido en grasas CANTIDAD ALTA CANTIDAD ALTA CANTIDAD ALTA CANTIDAD ALTA
Grasas Saturadas (g) 0.8 0.6 0.8 0.6
Valoración contenido en grasas saturadas CANTIDAD ALTA CANTIDAD ALTA CANTIDAD ALTA CANTIDAD ALTA
Sal (g) 1.32 1.6 1.6 1.5
Valoración contenido en sal CANTIDAD EXCESIVA CANTIDAD EXCESIVA CANTIDAD EXCESIVA CANTIDAD EXCESIVA
Fibra (g) 2.4 2 2.2 1.6

Las cuatro marcas comparadas son bastante parecidas en cuanto a su composición nutricional. Siendo la cantidad de sal el valor más preocupante, es la marca Al Valle la que menos gramos contiene, aunque por poca diferencia.

Aún siendo la marca que menos sal contiene, por ración son 1.32 g. Las OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda un consumo por debajo de los 5 g de sal al día en adultos. Solamente con un vaso de gazpacho ya estamos aportando el 26 % de la cantidad diaria recomendada de sal.

En el caso de los niños aún es más preocupante que se beban ese vaso de gazpacho, ya que desde diferentes instituciones sanitarias a nivel mundial, europeo y nacional (OMS, DGSANCO- Comisión Europea, MSPSI-AESAN) recomiendan reducir el consumo de sal aún más en los niños:

  • 3 g/día en niños menores de 7 años. Por lo que un vaso de gazpacho aportaría el 45 % de su cantidad diaria recomendada de sal.
  • 4 g/día en niños con edades entre 7 y 10 años. Por lo que un vaso de gazpacho aportaría el 33 % de su cantidad diaria recomendada de sal.

StockSnap_UX69ZLKLGA

La mayoría de personas duplican la cantidad de sal recomendada. Debemos reducir o controlar la cantidad de sal que ingerimos ya que un consumo de sal inferior a 5 gramos diarios (en adultos) contribuye a disminuir la hipertensión arterial y el riesgo de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular e infarto de miocardio. Se estima que cada año se podría evitar 2,5 millones de defunciones si el consumo de sal a nivel mundial se redujera al nivel recomendado.

Por todo esto, queda claro que los gazpachos envasados no son tan saludables como parecen. Vale realmente la pena hacerlo en casa, así que os dejo con la receta de gazpacho que más me gusta. Para dos litros:

  • ½ kilo de tomates maduros pelados
  • 1 diente de ajo
  • ½ pepino
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada sopera de vinagre de vino
  • 1 pizca de sal (opcional)
  • ½ pimiento verde (opcional)
  • 1 rebanada de pan del día anterior remojado en agua (opcional)

Triturar en una batidora y dejar enfriar. ¡Así de sencillo!

 

Fuentes:

www.ocu.org

www.who.int

www.plancuidatemas.aesan.msssi.gob.es

¡Bienvenido Verano! Frutas y verduras de temporada y recetas:

SANDÍA

Con la llegada del esperado verano, comienza esa época en la que podemos disfrutar de las frutas y verduras con más sabor para mi gusto.

¿Quién no ha pensado nunca: “¡Qué ganas de que llegue el verano para comer un buen tomate!”? Al igual que pasa con el tomate, pasa con el resto de frutas y verduras.

La mejor época para el consumo de un alimento es cuando se encuentra de temporada, en su punto óptimo de maduración.

No sólo porque sus propiedades organolépticas (sabor, textura, apariencia y aroma) se encuentran en el mejor momento. Los alimentos de temporada también se caracterizan por presentar unas propiedades nutricionales óptimas, teniendo en ese momento el contenido idóneo de vitaminas y minerales.

Además, son más económicas y con su consumo no sólo favorecemos el medio ambiente, sino que también fomentamos la agricultura y el comercio de proximidad.

Como bien resumía en una frase la campaña del Ministerio de agricultura y pesca, alimentación y medio ambiente: “Fruta y verdura, de aquí y de ahora”; para fomentar la agricultura de proximidad es necesario que los productos sean de aquí, por lo que en las frutas y verduras que voy a comentar no se incluyen las de importación.

HORTALIZAS VERANO

Las frutas y verduras de la época estival por norma general se caracterizan por tener grandes propiedades antioxidantes, gracias a las vitaminas A y C, presentes en su mayoría. También la mayoría, nos aportan altas cantidades de agua, muy necesaria en esta época del año.

Al inicio del verano aún podemos encontrar productos que nos ha dejado la estación anterior, como cerezas, fresas, limón, uva, brevas, espárragos o patata.

Durante prácticamente toda esta época del año nos encontramos por los productos típicos, algunos de los cuales reconocéis perfectamente. Estos son: melocotón, melón, nectarina, paraguayo, sandía, pera, higo, frambuesa, ciruela, albaricoque, aguacate, tomate, pepino, pimiento, berenjena, calabacín, calabaza y cebolla.

MELÓN.jpg

Al final del verano empezamos a encontrar manzana, mango, membrillo, caqui, chirimoya, granada, uva blanca, acelga, puerro y repollo.

Hay otras frutas y verduras que podemos encontrar prácticamente durante todo el año, estas son lechuga, zanahoria, judía verde, ajo, espinaca, nabo, rábano, remolacha, plátano…


A continuación os dejo con unas recetas estupendas para poder aprovechar al máximo estos sabrosos productos que nos trae el verano:

 

PEPINO