Tabulé de quinoa

El tabulé o taboule es un plato frío árabe de origen sirio y libanés que resulta muy refrescante en días calurosos. La receta original está hecha con trigo bulgur, un alimento elaborado a partir del trigo.

En nuestras fronteras, se suele realizar con cous-cous, ya que es más fácil encontrarlo en el mercado. En este caso he preferido realizar una versión de la receta con quinoa, por sus excelentes propiedades nutricionales y porque no contiene gluten, así pueden disfrutar del plato todos mis pacientes.

La receta tradicional de tabulé tiene como ingrediente principal el perejil, por ello, predomina el color verde sobre el resto de ingredientes: tomate, cebolla, hierbabuena y un poco de bulgur. Se adereza con zumo de limón y aceite de oliva. En otras versiones de la receta, toma más presencia la sémola o se le añaden otros alimentos como pepino, pimiento o pasas.

tabule de quinoa

A continuación os traigo mi receta particular, una sana y sabrosa manera de consumir vegetales crudos y carbohidratos de absorción lenta, que destaca por su contenido en vitamina C.

Ingredientes (para 2 raciones):

  • 1 taza de quinoa (170 g)
  • ½ kg de tomates
  • ½ kg de pepino
  • 50 g de cebolleta
  • 1 limón exprimido
  • Menta o hierbabuena fresca (al gusto)
  • Perejil fresco (al gusto)
  • 2 cucharadas soperas de AOVE (aceite de oliva virgen extra)

Procedimiento:

  • Cocer la quinoa a fuego lento durante 15 minutos. Para ello, se utilizan dos partes de agua por una de grano. Podéis consultar más información sobre su preparación aquí.
  • Mientras, lavamos y secamos cuidadosamente el perejil y la hierbabuena. Picamos bien sus hojas en trozos muy pequeños.
  • Pelamos y troceamos el tomate, la cebolla y el pepino en cuadraditos.
  • Mezclamos todo en un bol junto con el AOVE y el zumo de limón, añadimos la quinoa cocida y removemos bien. Es importante que hayamos enfriado primero la quinoa bajo el grifo o en la nevera.

Esta fácil receta está lista en unos 20 minutos y es perfecta para comer fuera de casa. Al ser tan refrescante es ideal para llevar a la playa o la piscina. En ese caso, os recomiendo que os llevéis el limón y el AOVE aparte y los añadáis justo en el momento de comerlo.

Andrea Sorinas

Dietista-Nutricionista

Bilbao 

 

Anuncios