Granola casera

dav

Ya es oficial, la granola está de moda y ha llegado para quedarse. He de reconocer que es la primera vez que la hago, ¡y que la pruebo! No me entusiasma demasiado el muesli, por tanto no me atraía la idea de probarla, pero al hacerlo he comprobado que me encanta. Como os digo siempre, los gustos cambian.

La granola es una mezcla de copos de avena con frutos secos, a la que se pueden añadir otros cereales, semillas, fruta desecada, miel… A pesar de compartir ingredientes con el muesli, para mí la diferencia organoléptica más importante entre ambos es que la granola se hornea hasta que adquiere una textura crujiente, que junto a su sabor tostado y dulce la vuelven irresistible.

Las granolas comerciales suelen llevar un exceso de azúcares añadidos o edulcorantes y grasas, como aceites o mantequillas. La forma de evitar estos aditivos poco saludables es hacerla en casa donde puedes escoger entre añadir azúcares y aceites controlando la cantidad o bien optar por una receta sin ningún aditivo como he hecho yo, básicamente porque no le hace ninguna falta.

dav

Queso batido con granola, kiwi, frambuesas y semillas de chía.

De esta manera, obtenemos un alimento muy nutritivo y saciante. La granola es rica en fibra, grasas saludables e hidratos de carbono complejos. Por sus ingredientes, reduce riesgo cardiovascular, ya que disminuye el colesterol LDL (malo) y los triglicéridos.

Aunque parezca muy calórica, si la confeccionamos sin aditivos y la consumimos de manera moderada, no aumenta el peso corporal. Es importante también que los frutos secos sean sin freír ni salar.

La forma más habitual de comerla es mezclándola con leche, bebida vegetal o yogur y añadiéndole fruta fresca. Es ideal para tomarla en el desayuno, a media mañana o a media tarde, momentos donde su poder saciante ayuda a evitar el picoteo entre horas.

Os dejo dos ideas distintas para prepararla, recordad que la base es la avena, podéis variar el tipo de frutos secos, semillas, fruta desecada, aromas, etc.

Ingredientes comunes:

– 1 taza de copos de avena (yo he usado finos)

– 2 cucharadas soperas de almendras

– 2 cucharadas soperas de avellanas

– 1 cucharada sopera de pasas

– 1 cucharada de postre de semillas de lino

– 1 cucharada de postre de semillas de sésamo

– 1 cucharada de postre de canela

Granola A: con plátano y virutas de chocolate negro.

Granola B: con compota de manzana (casera, sin azúcar) y mango deshidratado.

sdr

Bebida de avena con granola y virutas de chocolate negro. Puede tomarse en frío o caliente.

Procedimiento:

  • Paso 1:

Molemos las semillas y los frutos secos en un procesador de alimentos.

  • Paso 2:

Para la granola A) Trituramos un plátano maduro y mezclamos bien con los copos de avena.

Para la granola B) Mezclamos los copos de avena con compota casera.

En ambos casos, las cantidades son orientativas, ya que es importante que quede más cantidad de avena que de plátano o compota.

  • Paso 3:

Mezclamos con las semillas y frutos secos triturados y lo extendemos en una bandeja de horno, mejor sobre papel vegetal para hornear.

  • Paso 4:

Introducimos la bandeja en el horno precalentado a 180º. Es muy fácil que se queme, os recomiendo vigilarla y removerla cada 5 minutos para evitarlo y que no se forme un bloque. En unos 15-20 minutos está dorada, crujiente y lista.

Si no se remueve pero controláis igualmente que no se queme, se obtiene un bloque que al partirlo en rectángulos, nos sirve como barritas energéticas y saciantes. Muy prácticas para comer fuera de casa.

  • Paso 5:

Los últimos 5 minutos o al acabar el horneado añadimos la canela y las pasas. También para la granola A las virutas de chocolate negro y para la granola B el mango deshidratado.

  • Paso 6:

Guardamos en un recipiente hermético y ya disfrutar de ella durante toda la semana.

dav

Yogur natural con granola y uva.

 

Anuncios