¿Qué es un dietista-nutricionista?

El próximo 24 de noviembre tendrá lugar el día mundial del Dietista-Nutricionista. Con motivo de su celebración, el Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España nos ha invitado a participar en su campaña “¿Qué es un dietista-nutricionista?”  (#DMDN #QuéesunDN), mediante la cual los dietistas-nutricionistas explicamos los diferentes aspectos de nuestra profesión desde nuestros blogs, para dar una visión más amplia del papel y funciones que jugamos en la sociedad.

Según la Conferencia de Consenso del Perfil Profesional del Diplomado en Nutrición Humana y Dietética, “Un dietista-nutricionista es un profesional de la salud, con titulación universitaria, reconocido como un experto en alimentación, nutrición y dietética, con capacidad para intervenir en la alimentación de una persona o grupo, desde los siguientes ámbitos de actuación: la nutrición en la salud y en la enfermedad, el consejo dietético, la investigación y la docencia, la salud pública desde los organismos gubernamentales, las empresas del sector de la alimentación, la restauración colectiva y social”.

dia mundial dn

Funciones del diplomado en Nutrición Humana y Dietética

La profesión de dietista-nutricionista lleva implícita en su ejercicio la educación alimentaria y nutricional. Los dietistas enseñan, investigan, valoran, guían y aconsejan en todos los ámbitos donde una adecuada alimentación puede ayudar a mejorar la calidad de vida.

Ámbitos de actuación:

  1. El dietista-nutricionista actúa sobre la alimentación de la persona o grupo de personas sanas o enfermas (en este caso después del diagnóstico médico), teniendo en cuenta las necesidades fisiológicas (o patológicas si es el caso), preferencias personales, socioeconómicas, religiosas y culturales. Puede desarrollar sus funciones como dietista-nutricionista clínico.
  1. El dietista-nutricionista comunitario o de salud pública (prevención y promoción de la salud) actúa sobre la población en general, desde entidades diversas, desarrollando y participando en programas de políticas alimentarias, de prevención y salud en general, y de educación alimentaria, dentro del marco de la salud pública y la nutrición comunitaria.
  1. El dietista-nutricionista en restauración colectiva participa en la gestión y en la organización, y vela por la calidad y la salubridad de los alimentos durante todo el proceso de producción. Forma al personal del servicio de alimentación en materia de seguridad alimentaria, planifica menús y valora el equilibrio nutricional de la oferta alimentaria.
  1. El dietista-nutricionista en la industria asesora en la innovación de nuevos productos y en el marketing social relacionado con la alimentación.
  1. El dietista-nutricionista docente actúa como formador en centros públicos y privados en los que se imparten conocimientos sobre alimentación, nutrición y salud.
  1. El dietista-nutricionsista investigador está capacitado para integrarse en un equipo multidisciplinar de investigación y desarrollo. Potencia la investigación en el área de la alimentación, la nutrición y la salud.

En mi caso particular, encaminé mi formación hacia la nutrición clínica. Un campo en el que es difícil trabajar si no es en consulta privada, dada la ausencia de dietistas-nutricionistas en la Sanidad Pública.

La inclusión de nuestra figura en Seguridad Social supondría, no solo un claro beneficio en la salud de los ciudadanos, sino también un ahorro en el gasto sanitario. Aún así, seguimos siendo el único país de la Unión Europea en el que nuestra figura no está incluida en la Sanidad Pública.

Aunque no exclusivamente, me dedico en mayor parte a la consulta privada, donde realizo asesoramiento personalizado en casos de pérdida y ganancia de peso, nutrición infantil, nutrición deportiva, diferentes etapas de la vida de la mujer (como embarazo, lactancia y menopausia), vegetarianismo, veganismo y alimentación adaptada a diferentes patologías (colesterol, diabetes mellitus, ácido úrico, triglicéridos, anemia, osteoporosis, problemas digestivos, alergias o intolerancias a alimentos…).


Hay una palabra que define claramente cuál es mi objetivo en consulta: AYUDAR.

Nuestra labor no es sólo alcanzar el objetivo por el cual el paciente acude a consulta, es enseñar a realizar un cambio de hábitos hacia un estilo de vida saludable que perdure de por vida.

Este camino debe realizase escuchando, conociendo y respetando al paciente. Los cambios de hábitos en nuestra profesión se consiguen poco a poco y de manera distinta en cada persona. Es importante dedicar tiempo al paciente, para poder transmitir algo nuevo en cada visita, conocer sus impresiones y reforzar su motivación.

El plan de alimentación debe ser fácil de realizar y estar adaptado a cada persona, entre otros aspectos a sus gustos, costumbres y a las comidas fuera de casa que pueda tener, enseñándole a escoger opciones saludables.

Es con esta visión de no sólo enseñar, sino también ayudar al paciente en el aprendizaje, con la que se consiguen los resultados que más me reconfortan como dietista-nutricionista, la satisfacción cuando te transmiten con ese agradecimiento especial lo bien que se encuentran, que sus síntomas han remitido, que les has ayudado a mejorar.


Como podéis observar, esta metodología de trabajo dista mucho de la típica consulta en la que miden el peso y entregan una fotocopia “del cajón” con la dieta. Aquí reside el principal problema que tiene la profesión del dietista-nutricionista: el intrusismo.

Este intrusismo puede darse tanto por personas sin ninguna formación en salud como por otros profesionales sanitarios y médicos.

Un dietista-nutricionista es aquél que posee el título universitario (Diplomado o Graduado en Nutrición Humana y Dietética). Para estar más seguros, podéis comprobar también su número de colegiado.

 

Anuncios