La clave para mantener el peso a largo plazo

weight-loss-2036966_1920

La causa del exceso de peso viene dada en esencia por el balance entre las calorías que comemos y las que quemamos. Las calorías que quemamos son: gasto energético en reposo + la actividad física que realizamos. El gasto energético en reposo son las calorías que gasta el organismo para mantenerse vivo.

Muchas personas no consiguen bajar su peso incluso comiendo poco, esto es debido a que su organismo consume muy pocas calorías para mantenerse vivo; es decir, tienen un bajo gasto diario en reposo, también llamado metabolismo lento.

Las causas más comunes de esta reducción del metabolismo son:

  • El sedentarismo: cuanto menos músculo y más grasa tenemos, menor es nuestro gasto energético en reposo.
  • Haber realizado muchas dietas de manera puntual, dejándolas y volviendo a comer como antes, sobre todo si no se acompaña de una actividad física concreta. Por ello, las personas que han realizado muchas dietas, sin adquisición de buenos hábitos alimenticios, tienen más dificultad para perder peso y para mantenerlo.

Para el correcto mantenimiento del peso perdido hay dos puntos clave:

  • Mantener para siempre los buenos hábitos alimenticios adquiridos durante la dieta.
  • Realizar una actividad física específica para cada individuo que permita mejorar su metabolismo.

StockSnap_8XKBVFJAXI

Una tecnología médica americana ya permite hoy en día analizar nuestro gasto energético, siendo la mejor manera para realizar el proceso de pérdida, mantenimiento de peso y mejora del metabolismo:

  1. Estudio del metabolismo en reposo mediante calorimetría indirecta: Mide cuántas calorías y de qué tipo consume una persona en estado de reposo.

De esta manera podemos observar si existe una baja utilización de hidratos de carbono o de grasas o de ambos, determinando así la causa de la tendencia a coger peso.  Estos resultados nos permiten establecer la dieta ideal para cada paciente, cuánto debe comer y de qué, conociendo el tipo de alimentos a través de los cuales no se obtiene energía de forma adecuada y se acumulan fácilmente en forma de grasa.

  1. Prueba de esfuerzo cardiorespiratoria y metabólica: Permite averiguar si hay alguna alteración para la realización de actividad física y el tipo de ejercicio que mejora la utilización de hidratos de carbono o de grasas, tratando así un metabolismo en reposo reducido.

Podemos conocer el nivel de esfuerzo donde se obliga al organismo a utilizar los depósitos de grasa y eliminarlos.  Para poder mejorar el metabolismo utilizando el ejercicio físico es necesario establecer el tipo de ejercicio, la intensidad, la duración, la frecuencia semanal y la progresión en el tiempo.

calorimetria indirecta

De esta manera, podemos abordar la pérdida y mantenimiento de peso de forma multidisciplinar:

  • Un médico que realiza los estudios y descarta patologías.
  • Un nutricionista, que interpreta los resultados del estudio y los aplica pautando la dieta idónea para cada paciente y a su vez, reeducando nutricionalmente para adquirir unos buenos hábitos alimenticios.
  • Un entrenador personal, que aplica los resultados del estudio al tipo, frecuencia e intensidad de actividad física que debe realizar cada paciente.

Esta combinación de metodología tiene como objetivo reducir el peso al mismo tiempo que aumenta el metabolismo, para evitar el efecto rebote de las dietas y conseguir un mantenimiento del peso sin restricción estricta de la ingesta.

Colaboro de forma exclusiva con un centro de fisiología en Bilbao especializado en este tipo de estudio. Para más información contactar conmigo.

Anuncios