Dieta macrobiótica:

La alimentación macrobiótica define una manera de comer basada en el principio de equilibrio del Yin y el Yang y consiste en una adaptación de las tradiciones culinarias de Extremo Oriente.
Fue traída a Europa desde Japón a partir de los años treinta por el filósofo japonés George Ohsawa.Principios básicos:
• Comer tan sólo cuando se tiene hambre y sólo la cantidad necesaria.
• Tomar alimentos provenientes del medio en el que se vive y de temporada.
• Evitar tomar demasiadas cosas extremadamente Yin con el fin de favorecer la fortificación del sistema nervioso autónomo (que se considera que constituye la base de un sistema inmunitario eficaz).
• Tomar alimentos lo menos manipulados posible (integrales, sin abonos ni productos químicos, etc., aunque gracias a las manipulaciones culinarias los efectos de estas sustancias puedan ser parcialmente equilibrados), sobre todo si se trata de productos animales.
• Masticar concienzudamente cada bocado y discernir en cada caso por qué se come (¿para crecer? ¿Por placer? ¿Para curarse? ¿Para evolucionar espiritualmente?…)

Alimentos:yin yang food
– Cereales integrales: Según esta dieta, son la base de una “alimentación justa”.
– Vegetales y productos animales: La macrobiótica no es ningún régimen vegetariano. Cada persona debe decidir si tomar alimentos de procedencia animal o no, y en qué cantidad; sabiendo equilibrar su consumo. Con respecto a las verduras, pasa lo mismo: se tiene que saber si se introducen en un régimen vegetariano, si acompañan productos animales, etc.
Con respecto a las verduras, pasa lo mismo: se tiene que saber si se introducen en un régimen vegetariano, si acompañan productos animales, etc. Desde un punto de vista Yin-Yang, cuando se come más bien vegetariano, se aconseja tomar en primer lugar aquellas verduras que crecen bajo tierra -raíces-, ya que serían las que complementan mejor a los cereales; a continuación viene todo el resto. Además se deben tener en cuenta las proporciones de la comida ya que en este tipo de alimentación esta es la clave.
– Alimentos específicos: algas, derivados de la soja, té verde etc. Son alimentos de origen japonés. Se les llama “específicos” por sus cualidades a menudo medicinales.

La alimentación o dieta macrobiótica se basa en los principios del Ying y el Yang, en lugar de hacerlo en las bases científicas de la nutrición humana.
Esta dieta tiene diferentes grados, hasta el punto de poder llegar a ser peligrosa (al igual que todas las dietas “milagro” o “con nombre”) si se sigue su versión más restrictiva. Esto supone basar la dieta únicamente en el consumo de cereales integrales, lo cual conlleva déficits nutricionales con la consecuente aparición de enfermedades e incluso puede causar la muerte. Además, la dieta macrobiótica moderna incluye un abuso del consumo de algas, lo cual no es bueno para nuestra glándula tiroides.
En definitiva, huye de las dietas impersonales, de todas las que tengan “nombre” y sobre todo que, al igual que esta, no se basen en principios científicos.

Anuncios