Recomendaciones nutricionales básicas para la Úlcera Péptica:

ulcera peptica

La enfermedad péptica engloba una serie de fenómenos inflamatorios (gastritis), erosivos y ulcerativos (úlcera péptica) que afectan principalmente a estómago y duodeno. Es consecuencia del aumento de la secreción de ácido y pepsina y/o del descenso de los mecanismos de defensa de la mucosa.

Las causas más frecuentes son el consumo de fármacos –ácido acetil-salicílico y antiinflamatorios no esteroideos– y la infección por Helicobacter pylori. La endoscopia es el método diagnóstico de elección.

La gastritis es la inflamación de la mucosa gástrica, aguda o crónica. Las formas agudas son las más frecuentes y se deben a agentes irritantes que actúan directamente sobre la mucosa gástrica; o también al estrés.

La úlcera péptica es una pérdida de sustancia por acción del ácido y las pepsinas. Las úlceras duodenales atraviesan mucosa, submucosa y muscularis mucosa del duodeno. Las úlceras gástricas atraviesan la muscularis mucosa del estómago.

Sin olvidarnos de adaptar estas recomendaciones a la sintomatología de cada paciente de manera individualizada, los aspectos más relevantes de la alimentación en el paciente con úlcera péptica serían:

–Hacer pocas comidas al día (3/día) para disminuir el número de estímulos diarios de la secreción de ácido.

–Baja ingesta de leche y derivados.

–Comer despacio, tranquilo y masticando bien los alimentos.

–Dieta equilibrada.

–Evitar alimentos muy condimentados. Así mismo, realizar cocciones suaves, sin abusar de las grasas.

–Controlar y evitar alimentos que aumenten la sintomatología.

–Restringir el consumo de café, té, bebidas de cola y gaseosas y zumos cítricos.

Anuncios